libertad

•22 noviembre, 2008 • 4 comentarios

2546955_libertad1

“La libertad es siempre y exclusivamente libertad para el que piensa de manera diferente”.

Rosa Luxemburgo (líder de la Liga Espartaquista, asesinada por los Freikorps alemanes en 1919).

Anuncios

anudada

•10 noviembre, 2008 • 1 comentario

Tengo un nudo en el estómago y otro en la garganta (debe tratarse de un nudo gordiano)

La Isla es cada vez más invisible, los itinerarios son caminos transparentes.

Se me va la creatividad entre las manos:

¿Dónde colocar el desafío?

como un pájaro

•5 noviembre, 2008 • 3 comentarios

“¡No camines junto al abismo! ¡Si ella fuera a descubrir su fuerza! ¡Si fuera, de pronto, a gozar,a disfrutar de su inmensidad! ¡Si diera el salto! Y no cayera, como una piedra, sino como un pájaro. ¡Si se descubriera navegante ilimitado!

¡Suéltate! ¡Suelta todo! ¡Pierde todo! Toma aire. Hazte mar adentro. Hazte de letra. Escucha: nada ha sido hallado. Nada está perdido. Todo está para buscarlo. Anda, vuela, salta, corre, cruza, ama lo desconocido, ama lo incierto, ama lo que aún no fue visto, ama a nadie, que tú eres, que serás, déjate, libérate de las viejas mentiras, atrévete a lo que no te atreves, ahí es donde gozarás, haz siempre tu aquí de un allí, y alégrate, alégrate del terror, síguelo por donde tienes miedo de ir, lánzate, ¡es por ahí! escucha: no le debes nada al pasado, no le debes nada a la ley. Gana tu libertad: devuelve todo, vomita todo, dalo todo […]. Sal, sal del viejo cuerpo, libérate de la Ley. Déjala caer con todo su peso, y tú corre, no mires atrás: no vale la pena, detrás de ti no hay nada, todo está por llegar”.

Hélène Cixous, La llegada a la escritura, Amorrortu Editores, Buenos Aires, 2006

A modo de obertura

•2 noviembre, 2008 • 2 comentarios

No vale

Te digo que no vale
meter el sueño azul bajo las sábanas,
pasar de largo, no saber de nada,
hacer la vista gorda a lo que pasa,
guardar la sed de estrellas bajo llave.
Te digo que no vale
que el amor pierda el habla,
que la razón se calle,
que la alegría rompa sus palabras,
que la pasión confiese: aquí no hay sangre.
Te digo que no vale
que el gris siempre se salga
con la suya, que el negro se desmande
y diga cruz y raya,
al júbilo del aire.
Vuelvo a la carga y digo: aquí no cabe
esconder la cabeza bajo el ala,
decir no lo sabía, estoy al margen,
vivo en mi torre sólo y no sé nada.
Te digo y te repito que no vale.

Agustín Millares Sall